Reto 5. Fraternidad local, provincial, general

El gran tesoro de la pequeña comunidad cristiana tiene un riesgo y una tentación permanente: encerrarse y convertirse en un grupo cerrado.

Nuestra Iglesia se define católica, universal. Y no puede ser de otra manera pues quien la constituye es el Padre que quiere unidos a todos sus hijos, que nos quiere hermanos.
Así también la Fraternidad se basa en la asociación de pequeñas comunidades locales que son más que amigos, se descubren hermanos. Ha sido el Señor quien nos ha convocado y nos da hermanos.
Esta familia no se circunscribe al ámbito local, sino que va superando todo marco porque tiene vocación católica.
Así cada hermano y hermana de la Fraternidad vive su vocación en la pequeña comunidad, a la vez que en la Fraternidad local, provincial y general. A la vez que en la Iglesia universal.
No es siempre fácil descubrir esto, sentirlo, actuar en consecuencia. Por ello es otro importante reto de toda Fraternidad que quiera pervivir y desarrollarse.

————-

Recordamos los diez retos que estamos abordando y que trabajaremos a fondo en la I Asamblea de la Fraternidad General en Peralta en julio de 2014

PARA LA PERVIVENCIA Y FORTALECIMIENTO
1.Claridad en la identidad y funcionamiento de la Fraternidad y sus miembros.
2.Lugar real en la Demarcación donde compartir espiritualidad, vida y misión
3.Participación adecuada de los religiosos en la Fraternidad
4.Flujo de nuevas incorporaciones
5.Participación en la Fraternidad local, demarcacional y general.

PARA AVANZAR MÁS JUNTO CON LA DEMARCACIÓN ESCOLAPIA Y LA ORDEN
6.Impulso de la diversidad vocacional
7.Ministerios escolapios de forma compartida entre la Demarcación y Fraternidad
8.Modelo de presencia escolapia de todos los ámbitos en un proyecto compartido
9.Movimiento Calasanz
10.Plantear la participación en Itaka – Escolapios.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web