Hay alternativas frente a la crisis

El Departamento de Justicia y Solidaridad de la Confer nos invita: FRENTE AL INMOVILISMO… HAY ALTERNATIVAS FRENTE A LA CRISIS.

La precariedad e inseguridad que padecemos provocada por la crisis financiera, económica, ética y antropológica que estamos viviendo -una crisis que además se prolonga en el tiempo y a la que se le ven pocas salidas-, está llevando a muchas personas a vivir en un “estado de desesperanza”. El miedo, la desinformación, el escepticismo, la sospecha hacia los movimientos sociales… alimentan nuestro pesimismo, nos llevan a expresar improperios frente al televisor (¿quién recoge esas palabras?) y a expresar un rosario de quejas lastimeras que no nos llevan a ningún sitio, salvo a la desolación. La historia nos enseña que los tiempos de crisis son tiempos donde el ingenio se agudiza, donde se construyen y fortalecen las grandes alianzas sociales y donde se cultiva el terreno propicio para que brote el “profetismo de los márgenes”.

 

Esta hoja está dedicada a exponer las alternativas que distintas plataformas y entidades cristianas han pensado y están ya poniendo en práctica en este momento de crisis. Se trata de una síntesis (y a veces fusión) de propuestas que hemos hecho a partir de las ya elaboradas por el Equip de Pastoral Obrera de Badalona i Sant Adrià, fruto de su reflexión para esta Cuaresma, por la Comisión Española de Justicia y Paz, y por un grupo de laicos de Bizkaia procedentes de distintos grupos eclesiales. Con todas estas alternativas quizá podamos experimentar e intuir eso que estamos llamados a celebrar en la Pascua: que, efectivamente, “el Crucificado es el Resucitado”.

 

¿Qué podemos hacer ante la crisis?

 

1. Formarnos críticamente y conocer lo que está pasando en nuestra sociedad para saber posicionarnos. Participar en actos formativos, charlas, seminarios, talleres, itinerarios formativos, así como escoger las lecturas que más nos ayuden para ello. Llevar a cabo un análisis autocrítico para descubrir en qué medida nuestras instituciones también participa de este sistema que sigue beneficiando a los más poderosos en detrimento de los colectivos más vulnerables.

 

2. Desarrollar nuestra ciudadanía y nuestra capacidad de participación en los movimientos civiles y sociales. Introducir en el debate público la cuestión sobre la ética de la economía y las finanzas. Participar en manifestaciones, plataformas, actos, huelgas, etc. en favor de la equidad y la justicia.

 

3. Analizar los factores que nos llevan a desear un consumo prescindible y secundario. Ser más austeros y solidarios en nuestros gastos, priorizando los grupos éticos de producción. Apostar por un estilo de vida más sostenible y responsable con los recursos limitados de nuestro planeta. Examinar nuestros hábitos de consumo y nuestros hábitos de generación y eliminación de residuos.

 

4. Colaborar en la creación de una economía más humana a partir de entidades y empresas que promuevan la inserción sociolaboral, la formación profesional y la dignidad de sus empleados. Desarrollar opciones de inversión ética y banca ética.

 

5. Invertir nuestro tiempo (Banco del Tiempo) y nuestro dinero (Banca Ética) en apoyar organizaciones que trabajen por la justicia social. Compartir los alimentos (Banco de Alimentos), los espacios, y las capacidades o habilidades que tengamos con las personas y colectivos que más están sufriendo las consecuencias de la crisis.

 

6. Colaborar económicamente en cajas de resistencia y solidaridad, Abrir nuestras casas, nuestros espacios y nuestras instituciones, disponiéndolas para la acogida y la solidaridad. Potenciar las cooperativas de trabajo y de consumo, las celebraciones vecinales y las comidas solidarias. Mirar la realidad desde perspectiva comunitarias, y no individuales. Promover el trabajo asociativo, la acción colectiva y el desarrollo de la sociedad civil.

 

7. Ser solidarios con las personas y pueblos de otros continentes que viven una crisis permanente mucho más dura que la nuestra. Denunciar y difundir todas las situaciones que violan y violenten los Derechos Humanos y que tienden a silenciarse y a invisibilizarse. Ahondar nuestro sentido de pertenencia universal y promover nuevas alianzas mundiales por una justicia global.

 

8. Luchar contra los recortes, el crecimiento de las desigualdades, la discriminación y la destrucción de los servicios públicos, que perjudican especialmente a los más vulnerables. Mantener firme la esperanza y hacer frente a los mensajes que intentan dejarnos en el inmovilismo y la pasividad, diciéndonos que “no hay salida” y que “no podemos hacer nada”.

9. Dar a conocer nuestros grupos, movimientos, comunidades y su acción, así como las experiencias eclesiales y no eclesiales que están siendo signos creíbles del Reino de Dios. Vivir con la confianza puesta en Jesús, de modo que podamos superar los miedos, las lamentaciones y las quejas, para dar paso a la acción. Implicarnos creativamente en la realidad, descubriendo más sus posibilidades que sus amenazas.

 

10. Estar atentos/as y secundar las iniciativas vecinales: creación de bancos de libros de texto, creación de tiendas solidarias con productos donados, tiendas de segunda mano o tiendas de trueque, asunción de impagos por parte de las comunidades de vecinos, comedores populares en el vecindario, donación de días de sueldo, etc.

 

Documentos y páginas webs que nos pueden ayudar a profundizar en esta dirección:

 

 “Buscar y encontrar signos de Resurrección en medio de la Crisis: Cuaresma 2013. Equip de Pastoral Obrera de Badalona i Sant Adrià (si alguien lo desea, puede pedirlo al Área de Justicia y Solidaridad de CONFER: jyp@confer.es)

 

 Blog “Compromisos cristianos ante la crisis”: http://cristianosantecrisis.blogspot.com.es

 

 Artículo del periódico EL PAÍS: “La solidaridad baja a los barrios”: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/03/actualidad/1351973700_268091.html

 

 Artículo de Benjamín Forcano, teólogo: “Alternativa liberadora del Nazareno a la crisis actual”: http://www.redescristianas.net/2013/01/27/alternativa-liberadora-del-nazareno-a-la-crisis-actualbenjamin-forcano-teologo

 

 Conferencia de Comisiones de Justicia y Paz de Europa. Acción concertada 2013 de Justicia y Paz de Europa en la Iglesia: “Una visión a largo plazo que pone a la economía al servicio de la sociedad “

http://www.juspax-es.org/uploads/documentos/405d31acedee2a6ad993198f3511834d.pdf

 

«Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien común que responda también a sus necesidades reales. Todo cristiano está llamado a esta caridad, según su vocación y sus posibilidades de incidir en la pólis. Ésta es la vía institucional —también política, podríamos decir— de la caridad, no menos cualificada e incisiva de lo que pueda ser la caridad que encuentra directamente al prójimo fuera de las mediaciones institucionales de la pólis» (Caritas in Veritate, 7).

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web