UNA ANÉCDOTA DE MONSEÑOR CARLOS

El día previo a su ordenación episcopal se celebró una liturgia de la Palabra para renovar su fe, prometer obediencia al Papa y bendecir los signos de Obispo.
Nada más acabar, la primera atención “pastoral” fue médica: recetar un remedio para un dolor de garganta.
Está claro que Carlos seguirá siendo médico, pastor, cura, amigo…

CELEBRAR LA ORDENACIÓN EPISCOPAL DE CARLOS CURIEL

Recordamos estos preciosos días escolapios en que tuvimos la suerte de acompañar a Monseñor Carlos Curiel en su ordenación episcopal en Cochabamba.

El día 18 hubo una sencilla y bonita celebración de la Palabra donde Carlos con el otro Obispo Auxiliar, Juan, renovaron su profesión de fe, prometieron obediencia al Papa y al Colegio de Obispos y se bendijeron los signos de Obispo (báculo, solideo, mitra, anillo). Podemos ver las fotos en https://www.facebook.com/pg/escolapiosbrasilbolivia/photos/?tab=album&album_id=657612187991327

El 19 fue el día de la ordenación en la Catedral como podemos ver en https://www.facebook.com/pg/escolapiosbrasilbolivia/photos/?tab=album&album_id=657614711324408. Y también la celebración en https://m.facebook.com/canalvirgendecopacabanaCBBA/
El 20 de marzo comenzamos un día escolapio con la eucaristía presidida por Monseñor Carlos y un desayuno escolapio antes de que algunos religiosos emprendieran el viaje de regreso a sus destinos.

Podemos ver fotos en https://www.facebook.com/pg/escolapiosbrasilbolivia/photos/?tab=album&album_id=657621531323726

 

VÍDEO DEL PAPA: RECONOCIMIENTO DE LIBERTAD DE RELIGIÓN

Hoy, nuestra sociedad tan moderna, tan avanzada, sigue persiguiendo a personas por motivo de su fe. Hay gente que muere, que es perseguida por seguir a Jesucristo. Sin contar la discriminación de los cristianos en tantos países donde no son reconocidos o donde de manera sutil, con exacciones e insultos se niega su existencia. ¡Defendamos sus derechos! “Quizás nos cueste creerlo, pero hoy hay más mártires que en los primeros siglos. Son perseguidos porque a esta sociedad, le dicen la verdad y anuncian a Jesucristo. Esto sucede especialmente allí donde la libertad religiosa todavía no está garantizada. Pero también en países que en la teoría y en los papeles tutelan la libertad y los derechos humanos. Recemos para que las comunidades cristianas, en especial aquellas que son perseguidas, sientan la cercanía de Cristo y tengan sus derechos reconocidos.”