MOVIMIENTO CALASANZ, HILO CONDUCTOR DE LA MISIÓN ESCOLAPIA

Los Escolapios desarrollamos la misión por medio de muchas obras, proyectos, instituciones… siempre buscando la transformación de nuestra sociedad por medio de la educación cristiana. Así llevamos adelante colegios, parroquias, centros sociales, hogares, internados, alfabetización de adultos, escuelas de tareas y un largo etcétera de iniciativas.

El Movimiento Calasanz, todavía en un momento de puesta en marcha y desarrollo en muchos lugares, es un eje que atraviesa todas las obras y las conecta por las complementa con una oferta de proceso personal en grupo, porque consigue personas colaboradoras para toda la misión, porque ofrece canales de voluntariado y de compromiso para todos, porque se centra en lo más importante: buscar la vocación de cada uno y prepararse para responder con generosidad.

El Movimiento Calasanz multiplica la misión escolapia.

MOVIMIENTO CALASANZ, REGALO Y TAREA

El Movimiento Calasanz es ya una realidad en el mundo escolapio, dando respuesta a la necesidad de un proceso educativo completo para miles de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y también adultos.

Es una oportunidad de crecer como persona que busca su vocación en grupo en el entorno escolapio. Eso es un gran regalo. Y también un compromiso que nos llama a conocer a fondo lo que significa hacer un PROCESO de todas las dimensiones de la persona, EN CLAVE VOCACIONAL, con una clara OFERTA DE DESEMBOCADURA en lo más valioso que tenemos los escolapios: nuestra vida religiosa y la Fraternidad, sin olvidar las demás modalidades de ser escolapio y las demás vocaciones presentes en nuestra Iglesia.

El Movimiento Calasanz es regalo y tarea.

MIRAD CÓMO SE AMAN

El reto de las comunidades religiosas y de la Fraternidad es vivir el inmenso amor del Padre a cada uno y también a cada uno de los hermanos y hermanas que nos ha dado y que Él quiere también como hijos e hijas.

En la medida en que descubramos esto y lo vivamos en profundidad seremos felices, crearemos felicidad a nuestro alrededor, convocaremos a sumarse al regalo de la comunidad, responderemos al Señor que nos invita a vivir así.

¡Precioso reto y precioso tesoro a nuestro alcance!

PROPUESTAS DE AVANCE EN FRATERNIDAD

Cada cristiano, cada comunidad, cada Fraternidad ha de plantearse cómo seguir dando pasos en su crecimiento, en su seguimiento a Jesús, en su colaboración con la construcción del Reino de Dios.

Presentamos aquí 20 propuestas que pueden ayudarnos a pensar nuevos pasos:

  1. Leer, meditar, compartir, rezar con el Estatuto que define nuestra Fraternidad.
  2. Elaborar y aplicar encuesta de autoevaluación con los rasgos de la vocación común de la Fraternidad que nos sirva para marcar pasos de mejora.
  3. Preparar la renovación anual de la promesa por la Fraternidad y también la promesa para siempre en la Fraternidad (la Opción Definitiva)
  4. Poner en marcha un funcionamiento económico que asuma los gastos internos de la Fraternidad y que colabore con la misión escolapia (Itaka – Escolapios es una excelente manera como ya están haciendo unas cuantas Fraternidades).
  5. Cuidar motivación para la entrada en la Fraternidad: es necesario que llegue a ser una respuesta vocacional (cuidado con las motivaciones laborales).
  6. Reflexionar sobre la posibilidad vocacional de integración jurídica, el escolapio laico.
  7. Trabajar con el modelo de presencia participando en los Equipos locales de presencia y también en el Equipo de Presencia Provincial. Si no existieses, intentar crearlo junto con la Provincia.
  8. Plantear, junto con la Provincia, la puesta en marcha de los ministerios escolapios encomendados a laicos
  9. Elaborar y estudiar en comunidad algunos temas de formación en torno a nuestro modelo eclesial y escolapio
  10. Dar pasos para la incorporación de mayor número de jóvenes a la Fraternidad
  11. Hacer encargos personales desde el Consejo y/o la propia comunidad
  12. Mayor presencia de religiosos en la Fraternidad y de laicos (familia, pareja…)
  13. Reflexionar o renovar lo que supone el compromiso de la entrada de la Fraternidad en Itaka – Escolapios
  14. Reflexionar y animar el papel de los miembros del Consejo de la Fraternidad, de los animadores y de cada miembro de la Fraternidad en su entorno
  15. Asumir el reto de hacer presente la Fraternidad en todas las presencias escolapias.
  16. Soñar juntos, uniendo los cuatro elementos de revitalización: Orden, Fraternidad, Itaka – Escolapios y el Movimiento Calasanz
  17. Trabajar la identidad de comunión, huyendo de las identidades asesinas que sólo piensan en lo particular e impiden lo universal.
  18. Dedicar algún retiro o encuentro fuerte a profundizar en nuestra identidad como Fraternidad: lo significa asumir comunitariamente el carisma y la misión escolapias.
  19. Cuidar la vida de cada pequeña comunidad, su plan de formación, la calidad de sus encuentros…
  20. Descubrir que somos respuesta a la vocación de un Jesús que nos llama a ser sus compañeros y ser enviados a hacer milagros predicando la Buena Nueva.

TRABAJAR CON PROYECTOS EDUCATIVOS – PASTORALES

Los centros educativos cuentan con un proyecto y diversos documentos que definen la forma de actuar. Presentamos algunos de los existentes en las Escuelas Pías: