Para revivir hoy el Concilio Vaticano II

Nos encontramos en una excelente oportunidad eclesial con el nuevo Papa Francisco.

Coincide también en este curso con la celebración del 60º aniversario del Concilio Vaticano II.

Fueron muchísimas las novedades que trajo aquel acontimiento y todavía hoy hemos de actualizarlo en nuestras vidas, comunidades y en el mundo.

El Instituto de Teología y Pastoral de la Diócesis de Bilbao está sacando cada mes de este curso una sencilla hoja para profundizar en aspectos especialmente importantes desde la lectura personal y el compartir grupal o comunitario.

Lo podemos ver en http://www.escolapiosemaus.org/datos//ConcilioVatII/IDTP-VatIItodoscastellano.pdf

Cuenta conmigo

El todavía naciente Movimiento Calasanz es una oferta dinámica y vida: “¡Cuenta conmigo!”

Se trata de poner en red escolapia a tantos niños y niñas, adolescentes, jóvenes y adultos que quieren caminar en un proceso educativo cristiana de búsqueda de la propia vocación y de la voluntad de Dios para cada cual, en el amplio marco de las Escuelas Pías.

Como todo proceso tiene un final, una desembocadura, donde no puede faltar la oferta escolapia más propia: la vida religiosa y la Fraternidad.

Centro pastoral de Lomas del Sur de Valencia en Venezuela
Centro pastoral de Lomas del Sur de Valencia en Venezuela

Para irnos animando a ese próximo inicio oficial contamos un vídeo que recoge esta actitud del “cuenta conmigo” en: http://www.youtube.com/watch?v=mXuIqz9RnDU

Hay alternativas frente a la crisis

El Departamento de Justicia y Solidaridad de la Confer nos invita: FRENTE AL INMOVILISMO… HAY ALTERNATIVAS FRENTE A LA CRISIS.

La precariedad e inseguridad que padecemos provocada por la crisis financiera, económica, ética y antropológica que estamos viviendo -una crisis que además se prolonga en el tiempo y a la que se le ven pocas salidas-, está llevando a muchas personas a vivir en un “estado de desesperanza”. El miedo, la desinformación, el escepticismo, la sospecha hacia los movimientos sociales… alimentan nuestro pesimismo, nos llevan a expresar improperios frente al televisor (¿quién recoge esas palabras?) y a expresar un rosario de quejas lastimeras que no nos llevan a ningún sitio, salvo a la desolación. La historia nos enseña que los tiempos de crisis son tiempos donde el ingenio se agudiza, donde se construyen y fortalecen las grandes alianzas sociales y donde se cultiva el terreno propicio para que brote el “profetismo de los márgenes”.

 

Esta hoja está dedicada a exponer las alternativas que distintas plataformas y entidades cristianas han pensado y están ya poniendo en práctica en este momento de crisis. Se trata de una síntesis (y a veces fusión) de propuestas que hemos hecho a partir de las ya elaboradas por el Equip de Pastoral Obrera de Badalona i Sant Adrià, fruto de su reflexión para esta Cuaresma, por la Comisión Española de Justicia y Paz, y por un grupo de laicos de Bizkaia procedentes de distintos grupos eclesiales. Con todas estas alternativas quizá podamos experimentar e intuir eso que estamos llamados a celebrar en la Pascua: que, efectivamente, “el Crucificado es el Resucitado”.

 

¿Qué podemos hacer ante la crisis?

 

1. Formarnos críticamente y conocer lo que está pasando en nuestra sociedad para saber posicionarnos. Participar en actos formativos, charlas, seminarios, talleres, itinerarios formativos, así como escoger las lecturas que más nos ayuden para ello. Llevar a cabo un análisis autocrítico para descubrir en qué medida nuestras instituciones también participa de este sistema que sigue beneficiando a los más poderosos en detrimento de los colectivos más vulnerables.

 

2. Desarrollar nuestra ciudadanía y nuestra capacidad de participación en los movimientos civiles y sociales. Introducir en el debate público la cuestión sobre la ética de la economía y las finanzas. Participar en manifestaciones, plataformas, actos, huelgas, etc. en favor de la equidad y la justicia.

 

3. Analizar los factores que nos llevan a desear un consumo prescindible y secundario. Ser más austeros y solidarios en nuestros gastos, priorizando los grupos éticos de producción. Apostar por un estilo de vida más sostenible y responsable con los recursos limitados de nuestro planeta. Examinar nuestros hábitos de consumo y nuestros hábitos de generación y eliminación de residuos.

 

4. Colaborar en la creación de una economía más humana a partir de entidades y empresas que promuevan la inserción sociolaboral, la formación profesional y la dignidad de sus empleados. Desarrollar opciones de inversión ética y banca ética.

 

5. Invertir nuestro tiempo (Banco del Tiempo) y nuestro dinero (Banca Ética) en apoyar organizaciones que trabajen por la justicia social. Compartir los alimentos (Banco de Alimentos), los espacios, y las capacidades o habilidades que tengamos con las personas y colectivos que más están sufriendo las consecuencias de la crisis.

 

6. Colaborar económicamente en cajas de resistencia y solidaridad, Abrir nuestras casas, nuestros espacios y nuestras instituciones, disponiéndolas para la acogida y la solidaridad. Potenciar las cooperativas de trabajo y de consumo, las celebraciones vecinales y las comidas solidarias. Mirar la realidad desde perspectiva comunitarias, y no individuales. Promover el trabajo asociativo, la acción colectiva y el desarrollo de la sociedad civil.

 

7. Ser solidarios con las personas y pueblos de otros continentes que viven una crisis permanente mucho más dura que la nuestra. Denunciar y difundir todas las situaciones que violan y violenten los Derechos Humanos y que tienden a silenciarse y a invisibilizarse. Ahondar nuestro sentido de pertenencia universal y promover nuevas alianzas mundiales por una justicia global.

 

8. Luchar contra los recortes, el crecimiento de las desigualdades, la discriminación y la destrucción de los servicios públicos, que perjudican especialmente a los más vulnerables. Mantener firme la esperanza y hacer frente a los mensajes que intentan dejarnos en el inmovilismo y la pasividad, diciéndonos que “no hay salida” y que “no podemos hacer nada”.

9. Dar a conocer nuestros grupos, movimientos, comunidades y su acción, así como las experiencias eclesiales y no eclesiales que están siendo signos creíbles del Reino de Dios. Vivir con la confianza puesta en Jesús, de modo que podamos superar los miedos, las lamentaciones y las quejas, para dar paso a la acción. Implicarnos creativamente en la realidad, descubriendo más sus posibilidades que sus amenazas.

 

10. Estar atentos/as y secundar las iniciativas vecinales: creación de bancos de libros de texto, creación de tiendas solidarias con productos donados, tiendas de segunda mano o tiendas de trueque, asunción de impagos por parte de las comunidades de vecinos, comedores populares en el vecindario, donación de días de sueldo, etc.

 

Documentos y páginas webs que nos pueden ayudar a profundizar en esta dirección:

 

 “Buscar y encontrar signos de Resurrección en medio de la Crisis: Cuaresma 2013. Equip de Pastoral Obrera de Badalona i Sant Adrià (si alguien lo desea, puede pedirlo al Área de Justicia y Solidaridad de CONFER: jyp@confer.es)

 

 Blog “Compromisos cristianos ante la crisis”: http://cristianosantecrisis.blogspot.com.es

 

 Artículo del periódico EL PAÍS: “La solidaridad baja a los barrios”: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/03/actualidad/1351973700_268091.html

 

 Artículo de Benjamín Forcano, teólogo: “Alternativa liberadora del Nazareno a la crisis actual”: http://www.redescristianas.net/2013/01/27/alternativa-liberadora-del-nazareno-a-la-crisis-actualbenjamin-forcano-teologo

 

 Conferencia de Comisiones de Justicia y Paz de Europa. Acción concertada 2013 de Justicia y Paz de Europa en la Iglesia: “Una visión a largo plazo que pone a la economía al servicio de la sociedad “

http://www.juspax-es.org/uploads/documentos/405d31acedee2a6ad993198f3511834d.pdf

 

«Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien común que responda también a sus necesidades reales. Todo cristiano está llamado a esta caridad, según su vocación y sus posibilidades de incidir en la pólis. Ésta es la vía institucional —también política, podríamos decir— de la caridad, no menos cualificada e incisiva de lo que pueda ser la caridad que encuentra directamente al prójimo fuera de las mediaciones institucionales de la pólis» (Caritas in Veritate, 7).

ITAKA-LAN, una nueva propuesta solidaria en Fraternidad

ITAKA-LAN, una propuesta para movilizar la solidaridad de la Fraternidad con los hermanos y hermanas en situación de desempleo y dificultad económica

Desde principios de 2013, tras una reflexión interna dentro de la Fraternidad de Itaka sobre las situaciones de desempleo y apuro económico que van apareciendo entre nuestra gente por la crisis (que parece pueden ir a más), ha venido funcionando un pequeño grupo de trabajo para analizar el tema y proponer alguna respuesta desde la Fraternidad.

El impulso de este grupo fue encargado al equipo del Ministerio de la Transformación Social, que ha participado de él, junto con otras dos personas voluntarias de la Fraternidad.

Desde el grupo se trasladó a las pequeñas comunidades, a través del equipo de animadores, un sencillo cuestionario para conocer más en concreto qué situaciones de necesidad se están dando, qué disponibilidad habría de compartir algo extra para atenderlas, así como posibles propuestas en esta línea.

Una vez recogidas las respuestas de las comunidades (se adjuntan al final), la propuesta que planteamos es la siguiente:

Generar un fondo de solidaridad interna con las aportaciones económicas de los miembros de la Fraternidad que se encuentren en disposición de compartir una cantidad extra (adicional al diezmo), con el objetivo de crear empleo para personas desempleadas de la Fraternidad.

Este fondo, que proponemos llamar ITAKA-LAN, funcionaría de la siguiente forma:

1. Los aportantes se comprometen a poner, de forma estable, una cantidad fija para dotar el fondo. La propuesta es que el compromiso sea 50 € mensuales durante un año (salvo fuerza mayor, claro). No obstante, se puede establecer otra cantidad (o diversificar tres tipos de contribuciones, como hacemos con la cuota) u otra duración del compromiso.

2.  Las contrataciones laborales con cargo al fondo serán a media jornada y de un año de duración (u otra duración, si se ve más adecuado), para necesidades temporales en Itaka-Escolapios (por ejemplo, cursos en la Escuela), necesidades identificadas dentro de la Fraternidad o en otras entidades con las que exista una relación de confianza. Respecto de estas, una vez definido y acordado el puesto, la Fraternidad pondría la persona y el dinero para contratarla.

3.- La idea de las contrataciones es que, en la medida de lo posible, sean rotativas: una vez pasado el periodo, se contrate a otra persona que lo necesite (la anterior habrá generado derecho a desempleo).

4.- De la gestión del fondo y las contrataciones se encargará una comisión reducida dentro de la Fraternidad, de forma similar a como viene funcionando Itaka-Kutxa. De hecho, podrían ser las mismas personas de Itaka-Kutxa, o ellas con algún refuerzo, si estuvieran de acuerdo.

5.- Esta misma comisión se encargará de canalizar una bolsa de empleo (al margen de las contrataciones del fondo), con la información sobre personas que buscan trabajo y posibles ofertas de empleo externas que lleguen a través de los miembros de la Fraternidad. Vemos que esta intermediación puede generar muchas posibilidades y por ello, aunque ya se está haciendo informalmente, conviene aprovecharla más a través de esta vía.

México se acerca al inicio de la Fraternidad

El 16 y 17 de marzo se ha celebrado en México el sétimo retiro anual con el que van caminando a la Fraternidad escolapia que, si Dios quiere, comenzará el 11 de mayo.

El día elegido tiene mucho que ver con la presencia del P. General que estará ese día de visita canónica y ha querido hacerse presente en este momento histórico.

En esta ocasión ha sido el P. Juan Jaime Escobar, rector de la UCC de Veracruz, quien ha acompañado la reflexión.

Nos unimos a este nutrido grupo desde distintos lugares escolapios con nuestra oración y nuestra alegría.