"Posada" de la Fraternidad de las Californias

Las “Posadas” son una simpática tradición pre-navideña del pueblo mexicano, de amplia

resonancia popular. José y María, -los “Santos Peregrinos”– de camino hacia Belén, piden “posada” en diversos hogares, que los van rechazando hasta encontrar una familia que los
acoge y se organiza una gran fiesta -pensada principalmente para los niños-, en torno de las “piñatas”. Es especialmente simpático el diálogo cantado entre San José, pidiendo posada, y los inquilinos de las familias que los rechazan o los acogen. Se celebran los 7 días previos a la Navidad.
El día 20 de diciembre los dos Grupos de nuestra Fraternidad Escolapia, reunidos en el Salón “P. Vicente Mª Casaus” de la Parroquia de Santa Lucía, tuvimos la satisfacción de acoger entre nosotros a los “Santos Peregrinos” representados por unas imágenes de artesanía popular.
El gozo del encuentro se concretó en una Eucaristía familiar, que nos permitió ahondar en el misterio “incomprensible” del amor de Dios manifestado en la Encarnación de su Hijo: una celebración bien preparada, vivamente sentida y participada.
A la Celebración Eucarística siguió una cena navideña festiva, compartiendo lo que cada uno había traído. En este momento de convivencia participaron también los PP. Miguel Mascorro, nuestro P. Viceprovincial y el P. Ramón Novell, Rector de la comunidad scolapia de Los Ángeles. Fue el momento de las felicitaciones, manifestándonos mutuamente nuestros deseos de paz, viviendo la realidad de sentirnos “hermanos”.

 

El milagro de la Navidad es la Fraternidad

Cada Navidad se nos muestra el milagro más increíble: ¡Dios nace en nuestra humanidad!
La costumbre en nuestra cultura nos hace olvidar la grandeza e imposibibilidad de semejante acontecimiento: Dios nos quiere hasta el extremo de ponerse en nuestras manos como niño pobre, como hermano para hacernos hijos del Altísimo. ¡Un gran misterio y una preciosa maravilla!
El Niño Jesús, cada niño que nace, necesita unos padres que le acompañen, que le creen y le críen. El Niño Jesús, como cada niño que nace, convoca a la familia, a los hermanos, a quienes nos sentimos unidos por el sentimiento y por la sangre.
Hoy ha vuelto a suceder ese gran milagro: el Niño Jesús, que hoy ha vuleto a nacer, nos recuerda que tenemos un Padre y Madre en el cielo y que todos somos hermanos. Él nos hace hermanos e hijos de Dios.
Quizá el mayor milagro no sea este nacimiento, sino la Fraternidad que crea.
Los que intentamos seguir en Fraternidad escolapia a ese Niño durante toda su vida y la nuestra hemos de descubrir este gran milagro y hemos de construir el milagro de la comunidad, día a día.
Feliz Navidad.

Enlaces para un consumo navideño justo y sostenible

Hoy tenemos unas cuantas sugerencias para evitar unas Navidades consumistas y para hacer de ellas una oportunidad solidaria y cristiana.

Esperando la Navidad

En pleno Adviento nos recordamos la importancia de preparar el camino al Señor con nuestra solidaridad, la renovación de nuestra fe y esperanza, la esforzada voluntad para mantenernos fieles, la comunidad renacida en cada momento.
Para ayudarnos podemos orar con la Hermana Glenda y los dibujos de Fano, aunque sean ya de otros años: