Acabamos estos días vocacionales… para reanudar cada día

Han sido unos días de oportunidad para ahondar en la vocación religiosa y sacerdotal escolapia por medio, sobre todo, de testimonios de vida.

Hoy llegan a su fin por este año, sabiendo que cada día a lo largo de todo el año es Jesús quien nos sigue saliendo al encuentro y nos interpela: «Ven y sígueme».

Así que concluimos con dos preguntas:

  • ¿Qué quieres hoy de mí, Señor?
  • ¿Cómo colaboro contigo en llamar a otras personas?

Unos días de oportunidad

Conviene dedicar algún día cada año a preguntar a quienes están a nuestro lado y preguntarnos a nosotros mismos por nuestra vocación.

¿Qué quiere Dios de mí en este momento?

Y todavía más en concreto conviene plantear la importancia y necesidad de las vocaciones consagradas a Dios en la vida religiosa y en el servicio sacerdotal.

En eso estamos estos días.

Un gran reto hoy: ser religioso, sacerdote, escolapio

Durante una semana queremos lanzar unas sencillas iniciativas que nos ayuden a ahondar en este gran desafío de nuestro tiempo: ser sacerdote, ser religioso, ser escolapio.

Cuando se celebra la Jornada mundial de oración por las vocaciones puede ser buen momento para comenzar estos días de especial escucha a las llamadas que nos puede hacer el Señor a cada uno de nosotros.

Presentaremos algunas oraciones, vídeos, reflecxiones, testimonios… y, sobre todo, una invitación y un desafío: atrévete a preguntarle a Jesús en tu oración qué es lo que espera de ti.