Un lugar calasancio entrañable

En la casa de San Pantaleo de Roma se conserva el cuarto de San José de Calasanz tal como lo tenía entonces: una sencilla cama, un reclinatorio, un escritorio, dos sillas,… y hasta sus sandalias y el bastón.

No se puede evitar un cierto estremecimiento cuando uno se adentra allí y se deja llevar al entorno de Calasanz.

Hay algunos museos, como el que está en esa misma casa de San Pantaleo o en Peralta de la Sal, que están muy bien. Pero este rincón es especialmente entrañable.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web