FELICIDADES A QUIENES FORMAMOS HOY LAS ESCUELAS PÍAS

Queridos hermanos y hermanas: ¡Calasanz nos une!

Hoy, 25 de agosto de 2013, celebramos la solemnidad de San José de Calasanz, fundador de las Escuelas Pías. A través de este breve mensaje queremos felicitarles a todos, desde lo profundo de nuestro corazón calasancio.

Felicidades a todos y cada uno de los religiosos de la Orden, llamados por el Señor a entregar toda la vida del modo en el que lo hizo Calasanz. A cada uno de los jóvenes que se sienten llamados a ser religiosos escolapios, que vibran en el centro de su alma con una llamada profundamente vocacional. A todos los miembros de nuestra Familia Calasancia, que viven su seguimiento del Señor en el seno de sus propios Institutos, todos ellos enriquecidos con el don carismático de Calasanz. A todos y cada uno de los miembros de las diversas Fraternidades Escolapias que Dios nos va regalando en diversas Demarcaciones, portadores del carisma de Calasanz y llamados a ser testigos creíbles de una vocación de plenitud.
Felicidades a todos los educadores de nuestras Obras,  a todos los catequistas, a todos los que dedican su tiempo a la educación evangelizadora de los niños y jóvenes, a todas las personas que asumen y comparten la Misión Escolapia. Felicidades también a los que hacen posible el funcionamiento interno de nuestras Instituciones con su trabajo callado y entregado en la administración, en la gestión, en las secretarías, en los servicios generales, en tantas tareas imprescindibles para que todo funcione. Felicidades a todas las familias que participan de nuestra misión.
Pero, sobre todo, felicidades a los niños, a las niñas y a los jóvenes que viven y crecen entre nosotros. Felicidades porque hoy es el día de vuestro padre, de vuestro patrono, el día en el que damos gracias a Dios, intensamente, porque aquellos niños de Roma hicieron escolapio a Calasanz, le ganaron el corazón, y así consiguieron, por el amor de Dios, que todos tengamos en el cielo, en la presencia de Dios, un padre que nos sostiene en el camino y que nos invita, día a día, a entregarnos a ustedes con todo nuestro ser. ¡Felicidades, el Padre Dios les ha bendecido en San José de Calasanz!
A todos les invitamos a dar gracias a Dios por el precioso don de Calasanz, unidos en oración, esperanza y compromiso calasancio por el bien de los niños, de los jóvenes y de los pobres. Que Dios les bendiga.
La Congregación General de la Orden de las Escuelas Pías Roma, 25 de agosto de 2013, Solemnidad de San José de Calasanz

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web