Santi, uno de esos escolapios especiales

El viernes, 8 de septiembre,  se nos iba Santi, tras un infarto que en tres día ha acabado con sus fuerzas.

En este momento es necesario destacarle entre otras muchas personas queridas y valiosas que tenemos a nuestro alrededor: con su sencillez, su incansable trabajo, los miles de detalles que tenía, su entrega plena… nos muestra que es posible ser feliz haciendo el bien a los demás.

Muchas personas, muchos educadores, muchos escolapios, nos han dejado huella en la vida. En algunos como Santi esto es todavía más palpable.

Hasta luego, Santi, hasta siempre.

Prepara un buen jardín en el cielo para quienes ya están allí y para quienes iremos.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web