UNA ANÉCDOTA DE MONSEÑOR CARLOS

El día previo a su ordenación episcopal se celebró una liturgia de la Palabra para renovar su fe, prometer obediencia al Papa y bendecir los signos de Obispo.
Nada más acabar, la primera atención “pastoral” fue médica: recetar un remedio para un dolor de garganta.
Está claro que Carlos seguirá siendo médico, pastor, cura, amigo…

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web