Reto 2. Lugar en la Demarcación

La Fraternidad no puede ser un grupo más en las Escuelas Pías del lugar donde están insertas: son el colectivo que, junto con las comunidades religiosas, encarnan el carisma escolapio y se corresponsabilizan de la misión.
Esto se tiene que traducir en actuaciones concretas de conexión con la Provincia, con los equipos de gobierno y de misión, con las actividades de espiritualidad y de vida que se llevan a cabo, con la participación real en determinadas decisiones, con la comunicación de informaciones, etc.
Situar bien a la Fraternidad va a ser decisivo para que ésta crezca y para que pueda dar todo su potencial a favor de la vida y misión escolapias.
Esto ha de ser preocupación y esfuerzo de la misma Fraternidad y también del Provincial y Congregación.

La Fraternidad es una entidad clave en las Escuelas Pías y en cada presencia escolapia

Recordamos los diez retos que estamos abordando y que trabajaremos a fondo en la I Asamblea de la Fraternidad General en Peralta en julio de 2014

PARA LA PERVIVENCIA Y FORTALECIMIENTO
1.Claridad en la identidad y funcionamiento de la Fraternidad y sus miembros.
2.Lugar real en la Demarcación donde compartir espiritualidad, vida y misión
3.Participación adecuada de los religiosos en la Fraternidad
4.Flujo de nuevas incorporaciones
5.Participación en la Fraternidad local, demarcacional y general.

PARA AVANZAR MÁS JUNTO CON LA DEMARCACIÓN ESCOLAPIA Y LA ORDEN
6.Impulso de la diversidad vocacional
7.Ministerios escolapios de forma compartida entre la Demarcación y Fraternidad
8.Modelo de presencia escolapia de todos los ámbitos en un proyecto compartido
9.Movimiento Calasanz
10.Plantear la participación en Itaka – Escolapios.

Reto 1. Claridad en la identidad y funcionamiento

 

Toda Fraternidad ha de ser clara en su identidad y en la de sus miembros: es una asociación de personas y pequeñas comunidades, reconocida por la Orden, que encarna el carisma escolapio junto con la misma Congregación religiosa.
Esto supone que cada miembro de la misma reconoce en sí la llamada a compartir su vocación escolapia con los demás hermanos siguiendo las huellas de Calasanz.
No se trata sóllo de un discernimiento y opción individuales, sino también de un reconocimiento de que efectivamente cada persona comparte esta vocación en la Fraternidad.
El propio discernimiento y el de la comunidad se basan en una serie de elementos que conforman la vocación común y que se recogen en el nº 14 del documento de la Fraternidad:

  • profundizar en la propia vocación siempre
  • conocer más a fondo la persona de Jesús y su Palabra
  • conocer la persona y obra de Calasanz
  • orar
  • participar en la eucaristía semanal preferentemente en la Comunidad cristiana escolapia
  • dedicar gratuitamente un tiempo al servicio de los demás
  • compartir económicamente para la misión escolapia especialmente con los más necesitados
  • colaborar con las Escuelas Pías, especialmente en el ámbito vocacional
  • participar activamente en la pequeña comunidad
  • cultivar los vínculos con las demás comunidades de la Fraternidad
  • participar en las actividades de la Fraternidad y de las Escuelas Pías
  • favorecer la integración de la presencia escolapia en el entorno, en la Iglesia
  • asumir como propia la misión escolapia
  • animar la Comunidad cristiana escolapia
  • sentirse parte de las Escuelas Pías y, por tanto, corresponsable.

Hemos de ser claros y no equivocar (llamar igual a lo que es diferente) a nadie: estos aspectos son criterios básicos de la vida y actuación de cada hermano y hermana de la Fraternidad. Son los rasgos que nos definen.
La claridad en esto hace crecer a la Fraternidad y a cada uno de sus componentes… ¡y a la Escuela Pía y a la Iglesia!

Recordamos los diez retos que estamos abordando y que trabajaremos a fondo en la I Asamblea de la Fraternidad General en Peralta en julio de 2014

PARA LA PERVIVENCIA Y FORTALECIMIENTO

1.Claridad en la identidad y funcionamiento de la Fraternidad y sus miembros.
2.Lugar real en la Demarcación donde compartir espiritualidad, vida y misión
3.Participación adecuada de los religiosos en la Fraternidad
4.Flujo de nuevas incorporaciones
5.Participación en la Fraternidad local, demarcacional y general.

PARA AVANZAR MÁS JUNTO CON LA DEMARCACIÓN ESCOLAPIA Y LA ORDEN
6.Impulso de la diversidad vocacional
7.Ministerios escolapios de forma compartida entre la Demarcación y Fraternidad
8.Modelo de presencia escolapia de todos los ámbitos en un proyecto compartido
9.Movimiento Calasanz
10.Plantear la participación en Itaka – Escolapios.

Diez retos de las Fraternidades

La I Asamblea de la Fraternidad General, que se celebrará del 27 al 30 de julio de 2014, abordará como tema central los diez retos de las Fraternidades escolapias.
Aquí los citamos ahora y los iremos abordando en días sucesivos.

  1. PARA LA PERVIVENCIA Y FORTALECIMIENTO

1.     Claridad en la identidad y funcionamiento de la Fraternidad y sus miembros.
2.     Lugar real en la Demarcación donde compartir espiritualidad, vida y misión
3.     Participación adecuada de los religiosos en la Fraternidad
4.     Flujo de nuevas incorporaciones
5.     Participación en la Fraternidad local, demarcacional y general.

 

  1. PARA AVANZAR MÁS JUNTO CON LA DEMARCACIÓN ESCOLAPIA Y LA ORDEN

6.     Impulso de la diversidad vocacional
7.     Ministerios escolapios de forma compartida entre la Demarcación y Fraternidad
8.     Modelo de presencia escolapia de todos los ámbitos en un proyecto compartido
9.     Movimiento Calasanz
10.     Plantear la participación en Itaka – Escolapios.

Son diez líneas de trabajo que han de ser abordadas por las Fraternidad y también por las Demarcaciones en las que se insertan. De la adecuada respuesta depende el futuro de las Fraternidades y de buena parte de la misión escolapia.

El milagro de la Navidad es la Fraternidad

Cada Navidad se nos muestra el milagro más increíble: ¡Dios nace en nuestra humanidad!
La costumbre en nuestra cultura nos hace olvidar la grandeza e imposibibilidad de semejante acontecimiento: Dios nos quiere hasta el extremo de ponerse en nuestras manos como niño pobre, como hermano para hacernos hijos del Altísimo. ¡Un gran misterio y una preciosa maravilla!
El Niño Jesús, cada niño que nace, necesita unos padres que le acompañen, que le creen y le críen. El Niño Jesús, como cada niño que nace, convoca a la familia, a los hermanos, a quienes nos sentimos unidos por el sentimiento y por la sangre.
Hoy ha vuelto a suceder ese gran milagro: el Niño Jesús, que hoy ha vuleto a nacer, nos recuerda que tenemos un Padre y Madre en el cielo y que todos somos hermanos. Él nos hace hermanos e hijos de Dios.
Quizá el mayor milagro no sea este nacimiento, sino la Fraternidad que crea.
Los que intentamos seguir en Fraternidad escolapia a ese Niño durante toda su vida y la nuestra hemos de descubrir este gran milagro y hemos de construir el milagro de la comunidad, día a día.
Feliz Navidad.

En el aniversario de los Derechos Humanos

No podemos dejar pasar cada 10 de diciembre sin recordar aquella Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.
Hagamos realidad estos derechos para toda la humanidad y para cada una de las personas que la formamos.
Recordamos estos derechos con esta magnífica presentación:

Otro vídeo para conocer la historia de los Derechos Humanos y para animarnos a hacerlos presentes: