ESCOLAPIOS… SIEMPRE ES MÁS, MUCHO MÁS

Cuando celebran en Bilbao una historia de 125 años, es bueno recordar y recordarnos que Escolapios es siempre más,

  • mucho más que un colegio,
  • más que un club deportivo,
  • más que unos grupos de tiempo libre del Movimiento Calasanz,
  • más que un lugar de transformación personal y social,
  • más que un gran grupo de educadores,
  • más que una comunidad educativa,
  • más que equipos de misión compartida,
  • más que una sede de Itaka – Escolapios con sus proyectos,
  • más que una comunidad de religiosos,
  • más que una Fraternidad escolapia,
  • más que un espacio de encuentro,
  • más que un centro de culto,
  • más que una comunidad cristiana escolapia,
  • más que una y mil vidas entregadas,
  • más que miles de rostros hacen las Escuelas Pías,
  • más… porque es todo eso  ¡y mucho más!

EQUIPOS ESCOLAPIOS DE MISIÓN COMPARTIDA

La «misión compartida» es una de las modalidades de ser escolapio hoy. Consiste en personas agrupadas que viven su dedicación como una misión encomendada por la Orden para llevar adelante el sueño de Calasanz: la construcción de un mundo mejor con personas mejores a través de la educación cristiana, especialmente con los más necesitados.

Es una modalidad que todavía tiene que ir tomando consolidándose en muchos lugares escolapios y para ello puede ayudar los documentos ya existentes que siempre es bueno recordar:

MODALIDAD DE MISIÓN COMPARTIDA

  1. El Directorio de la participación en las Escuelas Pías. Capítulo General de 2015.
  2. Participar en las Escuelas Pías. Secretariado General de Ic-MC de 2012. Incluye un apartado para hablar de esta forma de participación.
  3. Formación en la modalidad de misión compartida. Manual dirigido por Miguel Ángel Asiain (2006). Aussi en français: Formation à la mission partagée.

CENTROS SOCIOEDUCATIVOS DE ITAKA – ESCOLAPIOS EN VALENCIA

Los centros socioeducativos Amaltea y Llum de la Fundación Itaka-Escolapios están ubicados en la ciudad de Valencia (España). Concretamente en el barrio de Velluters y el barrio de la Malvarrosa.

Nuestro objetivo pretende ser, fundamentalmente, ofrecer una referencia alternativa para los menores y jóvenes de los barrios. Encaminando todas nuestras acciones a prevenir y paliar las posibles carencias dadas por un entorno deficitario y potenciar el desarrollo integral del joven y el menor.

Entendemos la exclusión social como la falta de participación de la población con la que trabajamos en la vida social, económica y cultural de su entorno, debido a la carencia de recursos, capacidades básicas o derechos. Desde los centros socioeducativos hacemos hincapié en el empoderamiento de las familias, dotarlas de herramientas que les posibiliten esa participación. Influyendo en el desarrollo integral de sus hijos/as, repercutiendo así en la integración de las nuevas generaciones. Para ello apostamos por una pedagogía del cuidado de la persona. Un seguimiento individualizado de cada familia que nos permita acompañarles en la resolución de conflictos y problemas. Tanto en la educación de sus hijos/as como en la búsqueda de alternativas para un futuro mejor.

Creemos también en la pedagogía de la presencia, en el acompañar, y estar “junto a”, crear espacios de cercanía y confianza que afiancen modelos positivos de comportamiento y actitudes.

Apostamos por el trabajo de calle como herramienta de aproximación del Centro a los niños/as y jóvenes. La realidad es sistémica y los individuos están integrados en contextos de los que forman parte.  El barrio es su territorio, en él los niños/as y jóvenes se sienten distendidos, adoptan otros roles y valoran que el educador/a se acerque. Esta perspectiva aproxima y también permite observar y comprender aspectos importantes de su realidad, a veces básicos a la hora de plantear estrategias de trabajo. 

Ofrecemos un espacio socioeducativo abierto al barrio que atiende los problemas de aprendizaje y rendimiento escolar de los menores, ofrece alternativas de ocio y tiempo libre y posibilita el descubrimiento y desarrollo de capacidades e inteligencias múltiples.

Con la metodología del aprendizaje y servicio descubren el poder como ciudadanos de cambiar lo que no les gusta de su entorno más cercano. De poner sus habilidades al servicio de la comunidad.

La educación integral no es un derecho de unos pocos, por lo que la posibilidad de seguir formándose fuera del horario escolar, hacer una escuela abierta al barrio y a tiempo completo para todos y todas es el fin de nuestro proyecto.

Las plazas del Centro de día Amaltea están concertadas con la administración de la Generalitat Valenciana y en la optimización de los recursos públicos y privados de atención a la infancia en situación de vulnerabilidad, participamos en colaboración con la obra social «La Caixa» para el desarrollo del programa Proinfancia; y en el diseño y puesta en marcha de un servicio que atienda problemas de aprendizaje y rendimiento escolar de los menores en riesgo de exclusión.

La intervención que realizamos tiene un ritmo anual de curso académico con evaluaciones trimestrales. Que nos permite una retroalimentación continuada, aunque los centros socioeducaivos están siempre en movimiento, abiertos a las necesidades y realidades cambiantes. Estamos en constante redefinición, ya que es la propia realidad la que dicta finalmente hacia dónde y cómo actuar.

En definitiva, asumimos la responsabilidad de trabajar por el aumento del bienestar social para todos/as, y en especial de la infancia y la adolescencia. Optando por llevar esta labor específica de intervención directa en un determinado contexto, pero también otra más amplia de participación en procesos de transformación social.

Más fotos e información en https://coedupia.com/centros-socio-educativos-en-valencia-espana-fundacion-itaka-escolapios/?fbclid=IwAR0fB1h23lmKw2xr0xq9z_ErjozlODRCAcqfeRp6FBKdcoqaXbJ6Cg6n-mk