SEGUIR A JESÚS, NORMA DE TODO CRISTIANO

BENJAMÍN FORCANO, teólogo, bforcanoc@gmail.com

MADRID. ECLESALIA, 27/05/13.- La lectura directa del Evangelio es interpelante y cuestiona muchas de nuestras formas de entender la vida cristiana. Nuestro tiempo es un tiempo de grandes transformaciones y, en el aspecto religioso, se las quiere también asegurar mediante un retorno radical a Jesús. Ha habido de por medio muchas cosas que nos lo han alejado, oscurecido e incluso secuestrado.

Los evangelistas no pueden ser más claros: hablan de quienes quieran seguir a Jesús y explican qué deben hacer para ello.

Primero, que nadie pretenda asociarse a la ligera sin saber a qué se compromete. El proyecto de Jesús no coincide con otros de la sociedad. Se trata de un proyecto que incluye principios, valores y compromisos bien concretos.

Segundo, abrazar su proyecto equivale a colocar en el centro de la vida los valores por los que Él ha luchado y vivido y que, inevitablemente, entrarán en conflicto con los valores de otros proyectos, que supondrán afrontar la incomprensión, la malquerencia, la calumnia, la persecución e incluso la muerte. A Él, esto le supuso la desaprobación y rechazo de los poderes establecidos de su tiempo, civiles y religiosos, de la Sinagoga y del Imperio. Su talante y doctrina ponían en peligro los privilegios y el dominio que esos poderes ejercían sobre el pueblo. Ante ellos, Jesús no fue neutral, hizo públicas sus denuncias, sin miedo, avergonzándoles y reclamándoles un cambio radical. Pero, el poder es impenitente, y se encontró con que su suerte estaba echada: decidieron e eliminarle.

Tercero, Jesús sabe que a sus seguidores les va tocar actuar en circunstancias parecidas, y se lo deja dicho: “Quien no lleve su cruz detrás de mí, no puede ser discípulo mío”.

¡Cuántas veces hemos malinterpretado estas palabras! Llevar la cruz de Jesús no sobreviene porque Dios exija que le agrademos espiando nuestros pecados con cilicios, maceraciones y sacrificios; ni porque con eso aplaquemos su ira y acumulemos méritos; ni castiguemos y tengamos a raya nuestras pasiones. El Dios de Jesús no es un Dios que habría pedido la inmolación de su Hijo para reparar nuestros pecados y que se recrea con nuestro dolor y sufrimiento. Ese Dios es un Dios sádico, contrapuesto al Dios Amor que nos revela Jesús.

La cruz de sus seguidores no son cruces materiales, que tienen que buscar y con ellas soportar e imitar su dolor. Dios no quiere el dolor por el dolor ni el sufrimiento por el sufrimiento. Jamás. Se trata de otra cosa: la cruz, de Él y nuestras, vienen por seguirle, por adoptar su estilo de vida, por luchar y vivir por lo que Él luchó y vivió. No hay que buscarlas, vendrán como una consecuencia impuesta por otros, “a causa de su hipocresía, que les lleva a honrar a Dios con los labios y tener su corazón lejos de Él” (Mr 7, 6), a “mostrar una virtud aparente y albergar dentro maldades que manchan al hombre (Mc 7,22-23). “Dichosos vosotros, cuando os odien los hombres, y os expulsen y os insulten y propalen mala fama de vosotros por causa de este Hombre. Alegraos ese día” (Lc 6, 22-23).

Cuarto, el seguimiento de Jesús, con la consecuencia inevitable de tener que asumir la cruz que los fariseos, la gente hipócrita y mentirosa, nos impongan, no tiene sentido sino es porque anunciamos y practicamos un proyecto de convivencia distintos, unos valores que ellos repudian. Valores que están a la vista en las páginas de su Evangelio: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten, tened en dicha a los pobres y no los ricos, amad no sólo a los que os quieren sino a vuestros enemigos, no juzguéis ni condenéis, antes de sacar la mota del ojo ajeno sacad la viga del propio, el más pequeño entre vosotros ese es el más grande, amad a Dios con todo el corazón y al prójimo como a uno mismo, atended a cualquier prójimo necesitado con misericordia, dichoso quien escucha el mensaje de Dios y lo cumple, tened limpio todo no sólo lo de fuera, no paséis por alto lo más insignificante y os olvidéis de la justicia y del amor, rehuid el honor y las reverencias, no abruméis a los demás con cargas que vosotros no rozáis ni con un dedo,…

Dicho de otra manera:

– Todos vosotros sois hermanos y, si hermanos, iguales; y, si iguales, merecedores del mismo trato y amor.

– El que aspire a ser el mayor, que sea servidor de todos. Que nadie se tenga en más que nadie; La soberanía de quien me sigue está en servir, no en mandar.

-Los últimos son los primeros. Debéis tener como predilectos a los últimos, a los que no cuentan en la política y en la sociedad. Ellos son los preferidos de Dios y, para Él, serán los primeros.

– Hacer un bien a los más pequeños, es como hacerlo a mí mismo. Los pobres son mis vicarios: los que me representan y hacen mis veces. Y la sentencia última de la vida se hará en base a cómo os habéis portado con mis hermanos los más pequeños. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

PAPIRO 203: ¡Hay alternativas!

Ha salido un nuevo númro de la revista Papiro, elaborada por el Equipo del ministerio de transformación social de Emaús, con abundante información y material de formación para situarnos en el mundo en que estamos. Como siempre, un excelente trabajo que se nos ofrece para nuestra formación permanente y nuestro compromiso personal y conjunto.

Lo podemos ver en

http://www.itakaescolapios.org/publicaciones/revista-papiro/

A pesar de todo, hay razones para esperar

Un documental de 37 minutos hablando de como la explotación de minerales, especialmente el coltán, está siendo la causa de guerras, como las del Congo.

El coltán conocido como el oro gris , por ser ese su color al ser extraído, es un mineral fundamental para la construcción y mantenimiento de centrales nucleares y para fabricar proyectiles perforantes y misiles de largo alcance. También es imprescindible para la industria de los videojuegos y, por supuesto, para los teléfonos móviles de tercera generación, para los que se destina cerca del 60% de la producción mundial. El Gobierno de EE UU, a través del Pentágono, lo ha declarado materia prima estratégica.

Podemos ver este documental en http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=pVZXNgLaKbE#!

Es importante ver el mensaje final: a pesar de todo, hay razones para esperar, hay motivos para creer que las cosas pueden cambiar.

Panorámica actual de las Fraternidades (4ª parte y última)

Hay varios equipos que están colaborando con la buena marcha de las Fraternidades actuales… y las que vayan surgiendo en el futuro. Conviene darlos a conocer:

El Consejo de la Fraternidad General
Es todavía un Consejo provisional que tiene como tarea estar en contacto con los Consejos de las distintas fraternidades, hacer más presente esta realidad escolapia en el conjunto de las Escuelas Pías y preparar la Asamblea de la Fraternidad general en Peralta del 27 al 30 de julio de 2014. Está impulsado en estos momentos una reflexión con las diez claves de las Fraternidades.
El Secretariado de integración carismática y misión compartida
Ha estado trabajado la clarificación de las referencias fundamentales (documentos, términos,…), completar el proyecto institucional con el nuevo documento de la Fraternidad y el de «Participar en las Escuelas Pías».
Ahora se centra más en el acompañamiento a las demarcaciones que están en proceso hacia la Fraternidad, en propiciar la reflexión conjunta y en mantener la información necesaria por medio de www.escolapios21.org
Ha convocado ya del 31 julio al 3 de agosto de 2014 en Peralta a los responsables de integración carismática y misión compartida de toda la Orden para seguir avanzando.
El equipo coordinador del Movimiento Calasanz
Tiene como objetivo poner en marcha este Movimiento Calasanz desde el próximo curso. Se pretende crear un movimiento internacional en red para toda la Orden de procesos educativos y pastorales integrales, desde la infancia para todas las edades, con oferta de desembocadura escolapia, en clave vocacional, cuidando la formación de educadores.

Panorámica actual de las Fraternidades (3ª parte)

Las Fraternidades, así como las demás modalidades de participación en las Escuelas Pías, tienen algunos documentos fundamentales de referencia para orientar la labor y situar las distintas realidades.
Los documentos oficiales de la Orden
  • —“El laicado en las Escuelas Pías” (Capítulo General 1997)
  • —“Directorio del laicado” (Congregación General 2004)
  • —“El carisma escolapio” (Capítulo General 1997)
  • —“Clarificación de la identidad del religioso y del laico escolapios” (Congregación General 1999)
  • —“La Fraternidad de las Escuelas Pías” (Congregación General 2011)
  • —“Participar en las Escuelas Pías” (Secretariado General 2012)
  • —“Constituciones y Reglas comunes” (2004)

—Además, Estatutos de las Demarcaciones, Documentos de las Fraternidades, Estatutos de la integración carismática y jurídica, materiales de formación y experiencias,…

(… continuará)